lunes, 19 de diciembre de 2011

Feliz / Bon 2012...


Hola,

-----------------------VERSIÓN CASTELLANA---------------------------
La verdad es que a mí la Navidad, como todas las otras fiestas y, aún más si son religiosas, me da bastante igual. Sólo celebro el Día mundial de la Propiedad Intelectual, el 26 de abril. Pero al escuchar el Silent Night de Lisa Hannigan (aquí lo podéis ver en youtube **debido a las quejas de los tres primeros lectores se recomienda escuchar otra versión en directo en spotify**) a uno le entra ese espíritu navideño, olvidado el resto del año, que hace que se te salten unas lagrimitas cuando ves a esos muñecos colgados de los balcones, esos niños dopados de chocolate y alterados por las luces estereoscópicas de muchas tiendas que los vuelven gilipollas delante de Gormitis y de Dora la usurpadora, de abuel@s cansados de la vida y que ahora viven una segunda vidINFIERNO haciendo de canguros de sus niet@s, esas cenas con la mesa llena de comida y familiares (ADVERTENCIA: no confundir los familiares con comida, aunque siempre hay algún/a prim@ y/o cuñad@ que con un poco de nata…) a los que no queréis ver cómo mastican y hablan con la boca llena, esas cenas de Navidad catárticas, necesarias para la supervivencia para lo queda de año, en que podemos discutir con los familiares menos allegados y, en según que casos, construir puentes (y bombardearlos, a la altura de los postres, por un F/A-18) de comunicación a lo largo del año.

Por presión social, y por una tradición, me veo obligado a decir lo siguiente (aunque lo piense más y con más intensidad durante muchos otros días del año):

Feliz obviedad, blablabla ya sabéis… y sino mirad el resto de felicitaciones de Navidad que hayas recibido y (ahora viene lo único mínimamente serio de esta felicitación) MUCHA SALUD, MENTAL Y FÍSICA, PARA TOD@S.
Vivimos tiempos borrascosos. Pero las borrascas limpian el aire.

David
  
PD Alguien me puede explicar de forma concreta, fácil y con ejemplos cómo y cuándo usar el signo de puntuación punto y coma (;). Gracias. Soy de números.


--------------------------VERSIÓ CATALANA--------------------------
Hòstia puta no m’ho feu traduir… que sou bilingües no com els altres...  i amb una vegada que m'avergonyeixi del que he escrit ja n’hi ha prou, no?

MOLTA SALUT, MENTAL i FÍSICA, i FORÇA AL CANUT (efeeeeeectivament, s’havia de dir!)

David



viernes, 21 de octubre de 2011

Desayunando palíndromos con chocolate caliente...


1991

Arde ya la yedra,
la moral, claro, mal.
No deseo yo ese don,
la tomo como tal.
No traces en ese cartón,
la ruta natural.

Arde ya la yedra,
la moral, claro, mal.
Amad a la dama,
la ruta natural.
¿Ávida de dadiva?
La tomo como tal.

Arde ya la yedra,
la moral, claro, mal.
¿Osar ropa por raso?
La tomo como tal.
¿O sacáis ropa por si acaso?
La ruta natural.

Arde ya la yedra,
la moral, claro, mal.
Átale, demoníaco Caín, o me delata.
La tomo como tal.
¡Ya... atar al raedor, y rodear la rata... ay! 
La ruta natural.

Julio González Cabillón

jueves, 20 de octubre de 2011

#agurETA. Gora gora, gritan fuerte la gente, la tierra y el mar allá en el País Vasco...


Todos los colores del verde
bajo un cielo de plomo
que el sol quiere romper.
Todos los colores del verde
en aquel mes de mayo.

Es tan viejo y arraigado,
tan antiguo como el tiempo
el dolor de aquella gente.
Es tan viejo y arraigado
como todos los colores del verde en aquel mes de mayo.

Todos los colores del verde,
gora gora, gritan fuerte
la gente, la tierra y el mar
allá en el País Vasco.

La distancia de las pistolas será buena y el 7 es un número que rige muchos aspectos de la vida de las personas.

domingo, 2 de octubre de 2011

Pequeñas alegrías para mi testosterona. Enamorado me encuentro de Say Levy......


 

Si es que a mí todo lo que lleve, de forma simultánea, una máscara de Darth Vader y un bikini... y amante de los zombies... y gafas de pasta... y tatuajes... y una bella sonrisa...

On fire todo el día

domingo, 11 de septiembre de 2011

11 de setembre de 1714. Bona diada...

Bona diada catalanes i catalans!
Som i serem...

CANÇÓ

Voldria tenir un llagut
i una casa a la muntanya;
poder encendre un flam al vent
i un altre flam a la calma;
de dia estimar muller
i de nit les dones d'aigua.
Voldria ser tan divers,
tan lliure i divers com l'aire,
conèixer tots els camins
i jeure en totes les cales.
Voldria esbrinar els secrets
de les cambres de les dames
i estimar-les totes, fins
les que fossin maridades,
i morir, de mort suau,
un dimecres a la tarda.


L'hivern és just, restitueix la llum
al seu límit més pur,
mescla presència i oblit al cor de les donzelles
i ens incita quietament a la tendresa.
Tot l'estiu hem folgat
i ara els camins s'afuen i es precisen
i el lladruc dels gossos a la nit
és colpidorament pròxim.
Tornarem a la perduda intimitat
i als vells llibres de sempre,
com qui torna de nou a la casa del pare,
una mica menys purs
però qui sap si una mica més dòcils al missatge.


Nosaltres, ben mirat, no som més que paraules,
si voleu, ordenades amb aliva arquitectura
contra el vent i la llum,
contra els cataclismes,
en fi, contra els fenòmens externs
i les internes rutes angoixoses.
Ens nodrim de paraules
i, algunes vegades, habitem en elles,
així en els mots elementals de la infantesa,
o en les acurades oracions
dedicades a lloar l'eterna bellesa femenina,
o, encara, en les darreres frases
del discurs de la vida.
Tot, si ho mireu bé, convergeix en nosaltres
perquè ho anem assimilant,
perquè ho puguem convertir en paraules
i perduri en el temps,
el temps que no és res més
que un gran bosc de paraules.
I nosaltres som els pobladors d'aquest bosc.
I més d'un cop ens hem reconegut
en alguna antiquíssima soca,
com la reproducció estrafeta
d'una pintura antiga,
i hem restat indecisos
com aquell que desconeix la ciutat que visita.
Però la nostra missió és parlar.
Donar llum de paraula
a les coses inconcretes.
Elevar-les a la llum amb els braços de l'expressió viva
perquè triomfem en elles.
Tot això, és clar, sense viure massa prop de les coses.
Ningú no podrà negar que la tasca és feixuga.


Certament, teniu deures odiosos
i les mans avesades al desfici
d'horitzons verticals, massa visibles
per oblidar-los fàcilment, i encara
teniu els ulls i el cor de vidre fràgil.
Sou calafats, fusters o bé paletes
de noms obscurs, i teniu dones grises
i una llar de cartó i fusta vermella.
Però jo envejo el vostre noble ofici
perquè sou alts i forts i bruns de rostre,
i estimeu tendrament les vostres eines,
i provoqueu esclats al pit de dones
desconegudes que no us saben febles,
i a cada instant gasteu tota una vida
perquè no hi ha futur que no us pertanyi,
i us enfileu, segurs, per les escales,
i canteu, treballant, velles tonades.
Jo us envejo i voldria ser tan orfe
de mirallets com deveu ser vosaltres,
i reposar de nits amb un bleix rítmic,
i llevar-me de nou, i viure els dies
transcorregut completament per l'aire.


Miquel Martí i Pol
Poema 'Cançó' del llibre 'L'arrel i l'escorça'.

viernes, 2 de septiembre de 2011

¿Qué significa vencer?...


“Ganar no significa terminar en primera posición. No significa batir a los demás. Ganar es vencerse a uno mismo. Vencer a nuestro cuerpo, nuestros límites y nuestros temores. Ganar significa superarse a uno mismo y convertir los sueños en realidad. En muchas carreras he terminado en primera posición pero no me he sentido ganador. Al cruzar la meta no he llorado, no he saltado de alegría… Simplemente tenía que ganar la carrera, antes y durante la carrera, sabía, tenía la seguridad, de que llegaría el primero. Era fácil…”

“He visto a personas que, pese a haber llegado cuando los primeros ya se habían duchado, almorzado y dormido una buena siesta, se sienten vencedores y no cambiarían lo que sienten por nada de lo que les pudieran ofrecer. Y los envidio, porque en el fondo ¿no corremos para eso? ¿Para saber que nosotros somos capaces de vencer nuestros miedos y que la cinta que cortamos al cruzar la meta no está sujeta por azafatas sino que está situada allá donde nuestros sueños quieren? ¿La victoria no consiste en ser capaces de poner nuestro cuerpo y nuestra mente al límite para descubrir que estos límites nos han llevado a descubrir nuevos límites? ¿Y empujar poco a poco nuestros sueños?”


Kilian Jornet

domingo, 24 de julio de 2011

La(s) figura(s) literaria(s) de Christina Hendricks....


No voy a juzgar la enorme belleza de Christina Hendricks. (Paralipsis)

En triste soledad, retiro, desamparo y nostalgia, añoro la compañía de Christina Hendricks, diosa, mujer, dama. (Epífrasis)

Christina, Hendrick's Bromide. (Oxímoron)

Pienso, luego Christina Hendricks, mas cuando no pienso, ¿Christina Hendricks? (Paradoja de Boixnet)

Christina Hendricks con hielo. (Elipsis)

¡Toma ya Ginger!, Christina Hendricks tomándose un Hendrick's Gin en Christie's. (Retruécano)

Christina Hendricks, gineBRA. (Repetición)

Christina Hendricks, eres una ilusión óptica ¿verdad? (Atenuación)

Christina Hendricks, impotencia. (Paradoja)

Christina Hendricks, flap flap. (Onomatopeya)

Christina Hendricks, si yo te cogiera... (Reticencia)

A Christina Hendricks adorando y con el wonderbra dando. (Anástrofe)

Grande Christina Hendricks (Epíteto) tú te agachas y yo te la... (Rima consontante virtual y reticencia)

Beber ginebra Hendrick's no hará que veas a dos Christinas. (Paradoja)

Escucha Jimmy Hendricks, beber Christina produce alcoholismo... (Paradoja Sex&Drugs&Rock'n'Roll)

Christina Hendricks con hielo (Paradoja termodinámica)

Lujuriosa Christina Hendricks, por no castidad. (Isodinamia)

De mengua seso es muy grande por los ajenos grandes tener los senos pequeños por los suyos. (Synchysis) [Variantes El conde Lucanor]

Christina Hendricks perdona, pero si fueras alemana, para los hombres serias una buena teutona. (Homoioteleuton)

Hendricks, christiana, por el amor de Dios! (Epéntesis)

No es Christina Hendricks producto de la imaginación, digna de traer al hombre a perdición. (Homoioteleuton) [Variantes Arcipreste de Talavera]

Christina Hendricks, http://xurl.es/y9agl. (Prosopografía)

Christina Hendricks, http://xurl.es/sfirq. (Etopeya)

Christina Hendricks, mujer, sensualidad, erotismo, voluptuosidad. (Sinonimia)

Me niego a realizar una metafora antropomórfica asignando características humanas a frutos (véase plátano o melón).

Christina Hendricks, en tus ojos navego. (Metáfora)

Christina Hendricks, lesbiana. (Surrealismo)

Vi por delante a Christina Hendricks, no por detrás. (Zeugma simple)

Christina Hendricks eres la diosa pandemos. (Elipsis)

Desnuda estás por la mañana, y Christina Hendricks aúlla al horizonte pálido. (Metáfora zoomórfica) [Variantes de Machado]

Christina Hendricks-A, ¡pechos fuera! (Paragoge)

Christina Hendricks. (Irrealidad)

No pienso Christina Hendricks siempre Christina Hendricks en lo mismo Christina Hendricks. (Reduplicación)


Ni Bécquer, ni Blas de Otero, ni Machado estarían orgullosos de la aplicación de estas figuras literarias pero ellos no conocieron a Christina Hendricks.


viernes, 8 de julio de 2011

Poema de los treinta años...


Palabras para cubrir mis palabras. Palabras.
Dadme palabras de oro y de cristal y de roca y de tiempo
para cubrir mis palabras muertas, silenciosas desde hace un año.
Flores para mi juventud, palabras rosas para hacerle una corona,
rosas cortadas en el jardín del silencio.

Hoy cumplí treinta años pero nadie lo sabe en esta ciudad.
Sólo yo y mi sangre. Ni la lluvia ni el silbo del cierzo
que se columpia pesadamente en los cables desde esta mañana.
en este suelo sin sabor de tierra,
asfalto mojado sin olor y sin vida.
Ni las mujeres que recuerdo
ni las mujeres a quienes no he olvidado todavía;
Ni xv, que juega conmigo al amargo juego de la ausencia.
Nadie lo sabe y hoy cumplí treinta años.

Era yo más viejo a los veinte,
cuando llevaba en los hombros las vidas ajenas de mis lecturas
y creía vivirlas
y era la boca de ganso de los novelistas y de los poetas
y era una pequeña luz en el fondo de la claridad suya
que me atribuía y que me pesaba.
¡Era yo tan viejo a los veinte años!
Impersonador gratuito,
al entrar en el consultorio de un médico
parecía yo mejor el médico que el enfermo,
y en las oficinas en que recibía órdenes
con una frente de príncipe de comedia,
mejor el jefe que el empleado
y en mi oración más secreta
mejor el dios que el prosternado suplicante.
Pero era lo divino de la oración más bien que sacrilegio.
Extraño y pueril y oscuro y doloroso todo.

Hoy cumplí treinta años
y no he cambiado aún de curso
y no me he crucificado siquiera en la poesía
para siempre.
Treinta años esperando el conocimiento
y sólo he aprendido a conocer las formas de las nubes
en el cielo de México.
Y estoy solo y a oscuras en mí mismo.
La claridad se ha hecho más grande afuera
pero no encuentro ya esa pequeña luz que era yo.

Vino de la soledad, vino del que no puedo ver vacío mi vaso,
vino que extrae de no sé dónde,
en garrafas transparentes hasta ser invisibles,
una mano sin cuerpo y sin cara,
que me sirve cada minuto más.
Y sobre mí, a lo lejos, arriba, luces
que se meten por los ojos cansados,
que penetran como pequeños cuchillos
en mi carne y devastan mi corazón con sus reflejos.
La influencia astral de las mujeres,
Fatídica, lejana, imponderable,
cargada de sentido y de signos,
¿qué podrá llevarse ahora de mí?
Quizá me siento joven porque nada poseo ya.

Nada tan puro, tan maravilloso
Como los diamantes que di a tallar a joyeros torpes,
amigos deshabitados de la amistad,
mujeres en viaje, amores no nacidos.
Las cartas sin objeto y sin respuesta y el tedio
Siempre de pie, de piedra. Y la duda,
el árbol seco de la duda como éstos de New Haven sin hojas en el invierno.
Pero el mar en mi sangre,
subterráneo, submarino, sumergido y oscuro;
el deseo que deshace sus cabellos y alza
sus manos en alargados gritos,
preso entre mis cuatro paredes
cuando quisiera correr los campos y danzar como una joven luz.
¡Que no me desgarren! ¡Que no me desborden!
¡Que no se abran paso destruyendo mis tejidos,
rasgando los duros muros de piel que los circuyen,
explotando mi cabeza en un haz de luces,
viviéndome, viviéndome!
Y los días que esperan, encadenándose unos a otros,
mis prisiones, mis cadenas de tiempo
que arrastro dondequiera y hago sonar
cada vez que mis manos se levantan,
cada vez que mis ojos me buscan en lo alto
o en lo bajo.

Treinta años ya,
Y el misterio de la luz es siempre nuevo en mí:
no sé cómo se abre su pequeña puerta ni he podido romperla.
Y me entra de pronto la angustia de los cigarrillos consumidos,
de las puertas ajenas, cerradas por dentro,
y de las propias mías, cerradas por fuera.
La angustia de las risas de los niños
que juegan en mi cabeza,
entre el lodo de las ambiciones y las cenizas de los sueños
y las formas de los estériles cuerpos poseídos,
cuerpos idos.
La angustia de no recibir nada
que cede ante la angustia más grande de no darme.
De no darme al viento que pasa
ni a la casa que se queda.

Hoy cumplí treinta años.
Y mis sueños y mis recuerdos sin libros
Que los libren de mí –
Y mi cuerpo sin frutos,
Y este cierzo que no es mexicano, que no es mío ni para mí
Y que recibo en la cara
–como dice XV–
como una máscara de hielo,
como otra máscara, más cara
porque la pago con la falsa muerte de la ausencia.


Treinta años,
treinta heridas en mi cuerpo
y todavía no he podido desangrarme
definitivamente en un poema.

Dadme palabras
Para cubrir mis palabras–
Las palabras secretas de un amor,
Las palabras estrellas de un niño
O el silencio. Todo el silencio.
Para cubrir las palabras
de mis treinta años.

Rodolfo Usigli